Cumbre LIS

Su fin principal: refrescar la idea de que es necesario cambiar el rumbo pues, pese a los avances que se han dado, la sostenibilidad sigue siendo un sueño no alcanzado, una visión que aún no cuenta con los niveles de apoyo y compromiso que nuestras sociedades y nuestro planeta requieren.

Para lograrlo, retomamos la agenda de nuestro fundador, Stephan Schmidheiny, quien fue uno de los principales propulsores de la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro 1992 y donde se establecieron los principales puntos de partida para iniciar un proceso de desarrollo, pero con balance ecológico.

Han pasado más de 25 años, varias crisis financieras y económicas internacionales, guerras por recursos y, por supuesto, se ha avanzado de manera sorprendente en algunos temas clave; pero aún existen focos de resistencia política, económica, ideológica, religiosa, cultural para que el cambio de rumbo necesario, sea posible.

Por eso, creamos este espacio de diálogo y co creación donde convergen tres generaciones de líderes para la sostenibilidad con el fin de compartir experiencias, reforzar nuestro compromiso, reconocer el avance y retomar lo inconcluso.

La Cumbre Liderazgo e Innovación para la Sostenibilidad (LIS): Cambiar el Rumbo, se realizó por primera vez en Costa Rica en noviembre del 2018 con la participación de líderes de Latinoamérica con representantes de algunas de las más importantes organizaciones de la región.

Ejes temáticos

La Cumbre se desarrolló en tres ejes temáticos:

1. Balance ecológico, Ecoeficiencia y Progreso Social

La sostenibilidad del desarrollo sobrepasa por mucho una simple relación entre la naturaleza y los seres humanos. Los mecanismos por medio de los cuales se puede convertir el crecimiento de la economía en progreso social son similares a los instrumentos económicos: nuevas instituciones, nueva legislación y regulaciones, programas, transferencias e incentivos, organizaciones asociativas de producción y responsabilidad social de las empresas y sectores productivos.

Donde esta instrumentación sea ágil, eficiente, flexible y transparente, el progreso social crecerá de la mano, y algunas veces, hasta en mayor proporción.

2. Hacia una Nueva Competitividad, Innovación con Sentido

Implica un clima de negocios que ofrezca reglas comerciales, nacionales e internacionales claras y que propicien el desarrollo de empresas y estrategias cada vez más elaboradas, entre ellas: seguridad jurídica de las inversiones; infraestructura logística, energética y de telecomunicaciones que estimule la innovación y productividad; una base suficiente de capital humano calificado; imperio de la ley que garantice independencia de las cortes, respeto de los contratos y seguridad personal y de los activos; y cadenas de valor profundas con alto valor agregado local para asegurar mayor arraigo y competitividad más especializada.

3. Instituciones Virtuosas y Fortalecimiento del Contrato Social

Un elemento indispensable de cualquier proceso de sostenibilidad es que las instituciones evolucionen conforme lo hacen la tecnología y las estrategias de las empresas. Las instituciones deben ser eficaces en cumplir con sus mandato, sea este de naturaleza económica, social o ambiental. Para que la sostenibilidad sea posible, debe prevalecer un ambiente de confianza, propiciado por altos niveles de transparencia y estabilidad jurídica.

Sin instituciones fuertes, pero adaptables, y sin un contrato social robusto, la sostenibilidad se pone en riesgo.

 

Conocé más de este evento